Deportaron de Colombia a Rafael Di Zeo y otros barras de Boca

El jefe de la barra brava de Boca, Rafael Di Zeo, y otros integrantes de La Doce que tienen prohibido el ingreso a las canchas argentinas, fueron deportados de Colombia. Habían viajado para el partido que el Xeneize jugará este miércoles a las 21.30 frente a Deportes Tolima, por la Copa Libertadores.

La ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, lo confirmó por Twitter, luego de un trabajo «junto a las autoridades colombianas para lograr que los violentos queden afuera», según posteó en esa red social.

«No tenemos fronteras contra los violentos; ellos no entran a los países que comparten nuestros valores contra la violencia en el fútbol. Hoy -por el martes- Di Zeo y otros 5 barras brava de Boca no entraron a Colombia», remarcó.

El barra había viajado este martes hacia Bogotá, con escala en la ciudad peruana de Lima. Al llegar al aeropuerto colombiano no pasó el filtro de las autoridades de Migraciones, quienes decidieron enviarlo de vuelta a la Argentina de inmediato: llegaría a Ezeiza en horas de la mañana de este miércoles.

A principios de este mes, el Ministerio de Seguridad anunció la prohibición de ir a la cancha hasta 2023 para Di Zeo, Mauro Martín (también líder de la barra) y otros 126 integrantes de La Doce.

De esta manera las autoridades le ampliaron la restricción a Di Zeo, ya que en abril de 2017 le habían aplicado el derecho de admisión por el término de dos años, debido a los juicios en marcha por atentar contra la integridad pública.

El jefe de La Doce había intentado eludir la prohibición el viernes último, en el partido que Boca le ganó 2-0 a Estudiantes de Río Cuarto en Mar del Plata, por la Copa Argentina, pero fue detectado en los alrededores del estadio.

Otro antecedente: en diciembre de 2018, cuando River y Boca definieron la Libertadores en España, Di Zeo había conseguido un permiso de la Justicia para salir del país. Fue tras cumplir una serie de requerimientos, como especificar las fechas de ida y vuelta de su viaje y el lugar del alojamiento en Madrid.

Sin embargo, finalmente no viajó porque el Gobierno argentino, a través de un acuerdo con el español, consiguió que la restricción de entrar a los estadios se extendiera al exterior. Un día antes, el barrabrava Maximiliano Mazzaro -de la facción de Di Zeo- había sido deportado junto a su familia al arribar a Madrid.