Detienen a una pareja por matar a golpes a una beba, pero ellos acusan a la abuela

El juez de Instrucción Jorge Pinto procesó y dictó la prisión preventiva a una mujer de 21 años a quien acusó de ser autora de los golpes que provocaron la muerte de su hijita, una beba de un año y medio. También procesó por el mismo delito a su pareja, que no es el padre de la menor. En ambos casos los acusan de homicidio agravado por alevosía; y en el caso de la mujer, también agravado por el vínculo.

Ambos ya fueron trasladados al Servicio Penitenciario y pesa sobre ellos la imputación de Homicidio Calificado.

El caso conmueve a la lo calidad de Santa Rosa del Conlara, a 180 kilómetros de San Luis y a 20 de la villa turística de Merlo.

El abogado de la pareja, José Pérez, afirma que no son responsables de la muerte de la bebe. Y apuntó las sospechas sobre la abuela de la bebita quien, según la versión de la defensa, podría haberla golpeado.

Su defendida contó en su testimonio que ella junto a su pareja habían advertido los maltratos verbales que su mamá le hacía a su beba y que la amenazaba que si no se portaba bien la iba a llevar al hospital.

Según declararon ante el juez Pinto, ellos se quedaron sin alquiler y que por eso fueron a vivir a la casa de su madre en el pueblo de Santa Rosa del Conlara, a mediados de abril cuando ocurrieron los hechos.

Dijo que ella se iba a trabajar temprano y que volvía por la tarde y que la bebita quedaba a cuidados de la abuela.

El abogado declaró al Diario de la República que su defendida llevó a la beba al hospital el 7 de mayo cuando vio que vomitaba y no quería comer y que observó que tenía manchas en el abdomen, fue allí que su madre le advirtió, «llevala al hospital, te la van a dejar allí».

El abogado agregó también que la madre de su defendida tiene una causa en Mendoza por violencia de otros hijos que tenía con una pareja anterior y que la Justicia le quitó su tenencia.

Por su parte la abuela expresó ante el juez que ella advirtió un día antes luego de volver del trabajo que la beba tenía inflamada la panza y que le efectuó unos masajes. Al día siguiente, el 7 de mayo, la bebita ingresó al hospital y luego fue trasladada a San Luis donde murió.

Según las peripecias la beba murió por un fuerte traumatismo provocado en el abdomen y en la zona genital. Los forenses dijeron que además tenía traumatismos en la espalda. Murió a raíz de las hemorragias internas lo que provocaron un paro cardíaco.

Presumiblemente la bebita habría sido golpeada en el suelo, conjeturan los in investigadores.