¿Quién debe ser el 9 de Boca?

A esta altura del mercado, la llegada de Paolo Guerrero a Boca parece muy complicada. Y como todo indicaba que si el peruano arribaba era para ser titular, ahora Miguel Angel Russo debe encontrarle una nueva respuesta a un viejo interrogante: quién debe ser el 9 del equipo en el reinicio de la Superliga ante Independiente. Los candidatos a quedarse con ese privilegio son variados, pero todos pudieron demostrar en la pretemporada qué pueden dar en el inicio del 2020.

En el encuentro contra Universitario, el primer amistoso xeneize, el que cumplió la función de centrodelantero de arranque fue Franco Soldano. ¿Su rendimiento? Estuvo impreciso y no terminó de ser importante dentro del área rival, aunque mostró mucho sacrificio. Vale señalar que contra Athletico Paranaense no tuvo minutos…

Eso versión que se vio del Apache en San Juan fue explicada por el mismo protagonista. «La posición mía no es de nueve nueve, son dos puntas digamos. Russo me dio la libertad de ponerme donde me sienta más cómodo. Eso es fundamental para el jugador. Ojalá nos llegue seguido la pelota», señaló Carlitos.

Otro de los candidatos al puesto es Mauro Zárate​, que contra Paranaense mostró mucho de lo que puede aportar. Claro, contra Universitario ingresó en el segundo tiempo pero no fue preciso con las pocas que tuvo y por momentos se lo vio apurado. Todo lo contrario ante el equipo dirigido por Dorival Júnior, en donde fue la figura y aportó dos goles.

El DT xeneize, más allá de ese buen rendimiento del ex Vélez, le metió presión en la conferencia. «A un jugador como Mauro siempre le voy a pedir más. A todos les voy a pedir un poco más, esa es la idea», tiró en conferencia Miguel Angel.

Con ese panorama, la competencia del menor de los hermanos Zárate parece ser con Wanchope Abila. Y mucho tiene que ver lo natural del puesto para el cordobés, que en los partidos de preparación acumuló sólo 22 minutos. Pero eso le alcanzó para hacer un gol contra el conjunto de Lima, claramente en la función de centrodelantero.

Igual, no todas son buenas para Wancho porque el poco tiempo en cancha tuvo que ver con su expulsión a manos de Néstor Pitana en la primera prueba del año. Russo, sabiendo que no lo iba a poder utilizar nuevamente contra los de Curitiba, se lo hizo saber públicamente: «No me gusta que me echen jugadores, no es bueno que terminemos con diez».

El último con algunas chance de quedarse con el puesto es Jan Hurtado, actualmente afectado al Preolímpico de Colombia. ¿Qué espacio le dará Russo en su vuelta? ¿Un buen rendimiento en el torneo clasificatorio a Tokio 2020 le dará más chances?