A pesar del coronavirus, en Mendoza los hinchas se juntaron para recibir a Boca

El pedido se hizo por todos los medios posibles. Dada la alerta que existe por la pandemia de coronavirus, desde Boca se llamó a los hinchas a no autoconvocarse en la puerta del Hotel Sheraton de Mendoza, dónde el plantel de Miguel Russo se hospedará hasta el sábado. Sin embargo, la pasión no entiende de razones ni de enfermedades. Y unos 300 fanáticos se juntaron en la esquina de Garibaldi y Primitivo de la Reta para darles la bienvenida a los muchachos.

Esta vez, como ya se había anunciado, los jugadores no tomarán contacto con los hinchas. Ni en Aeroparque, ni en el aeropuerto de Ezeiza, ni en el hotel. Sólo a través de las ventanillas del vidrio. La idea: reducir el riesgo de contagio del virus y, por sobre todas las cosas, evitar que se congregue gente. No hubo caso.

Para colmo, muchos de los fanáticos que se juntaron en el lugar avisaron que se quedarán durante la noche para, al menos, intentar observar a los jugadores desde lejos. Y que también regresarán el sábado antes del partido.