Los dirigentes recogieron el guiño de Alberto Fernández y ya piensan en el regreso del fútbol para septiembre

Las palabras de Alberto Fernández, el sábado por la tarde, en una charla futbolera por el Instagram de TNT Sports, fueron buenas señales para todos los actores del fútbol. El deseo del presidente de la Nación, reconocido hincha de Argentinos Juniors, entusiasmó especialmente a los dirigentes, deseosos de poner en marcha la industria de la pelota. Con el guiño de la Casa Rosada, los clubes ya preparan sus protocolos de entrenamiento para la vuelta al trabajo y pergeñan el regreso de la actividad, a más tardar, en septiembre.

El mes de la primavera será clave para poder hacer funcionar una maquinaria que produce 30 mil millones de pesos anuales. Y si de los ejemplos europeos se nutren en Balcarce 50, la mirada estará puesta en las grandes ligas del Viejo Continente.

La Bundesliga, fundamentalmente, fue una fuente inspiradora con su comienzo del próximo sábado, más allá de algunos casos de jugadores infectados de COVID-19 que ya fueron aislados. En Alemania está terminando la etapa más crítica de la pandemia. También en Italia y en España. Y más allá de un posible rebrote, en esos dos países se buscará reanudar los campeonatos en junio.

Para septiembre, confían los especialistas, ya habrá pasado la coyuntura más desfavorable en la Argentina. El ministro de Salud, Ginés González García​, fue modificando la fecha del pico. De fines de abril pasó a mayo y ahora se espera en junio. Teniendo en cuenta  que los cuerpos técnicos necesitarán entre 30 y 45 días para poner a los jugadores a punto, empezando los trabajos entre finales de julio y principio de agosto, es posible imaginar la vuelta del fútbol argentino para el noveno mes de 2020.

Fernández habló de la necesidad de los tests rápidos que “en 40 minutos” podrán indicar si hay jugadores contagiados o sanos. ¿Quién se hará cargo de los insumos? ¿La TV? “Serán capitales privados, sin dudas”, confió un dirigente que se mantiene en las sombras.

Hasta ahora, las cadenas estadounidenses que poseen los derechos de los partidos fueron a pérdida, pero sostuvieron las economías de los clubes con los aportes de 500 millones de pesos mensuales en la Primera División. Formarán parte, está claro, de una futura negociación. ¿Habrá sido casual que el presidente hablara en TNT, uno de los canales que emite la Superliga?

“El Gobierno quiere circo y lo va a tener”, graficó otro directivo. El operativo distracción en el medio de la pandemia no pudo ser a mediados de marzo, cuando Fernández aseguró que la gente “necesitaba un entretenimiento”. Lo hizo el domingo 15 de ese mes, mientras jugaban Aldosivi-Racing. Cinco días después decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Si la curva de contagios se mantiene chata y el pico de infectados no genera más muertes que las esperadas, superada la pandemia habrá que recomponer la economía, destrozada desde tiempos inmemoriales y pronunciada por el coronavirus​. Ahí mismo será necesario el fútbol, según la mirada oficial.

Y la televisión será clave, como pidió Fernández, porque los partidos serán a puertas cerradas hasta fin de año, muy a pesar de los problemas que genera en clubes como River y Boca. Lo manifestó Rodolfo D’Onofrio, presidente del club de banda roja.

“Para River, es tremendo el hecho de no tener público, porque los ingresos de la TV no son nada para nuestra tesorería. Son 20 millones de pesos por mes, que representan el 25% del costo de los empleados del club. Para Boca también es muy poco. Y no tener venta de abonos nos genera un problema importante a futuro”, dijo el titular millonario.

D’Onofrio calculó una pérdida de 100 millones de pesos cada 30 días. Y fue escéptico en cuanto a la posibilidad certera de un regreso en septiembre: “River y cualquier club no deberían jugar hasta no tener la seguridad absoluta de que cada persona que trabaja en el club no tiene la posibilidad de contraer el virus. Porque de este virus no se vuelve. ¿Qué pasa si uno aparece con el virus? ¿Qué hacemos? ¿Ponemos a todo el mundo en cuarentena? Entonces, arriesgar una fecha hoy es imposible”.

El mandamás de Udaondo y Figueroa Alcorta decidió no presentar al equipo para el partido con Atlético Tucumán, correspondiente a la malograda Copa Superliga.

Es importante que ruede la pelota. Después discutimos el cómo”, dijo Jorge Amor Ameal. El presidente de Boca espera que se juegue más pronto que tarde, más allá de que las tribunas vacías de la Bombonera le pegan en su presupuesto.

El “cómo” del que habla Ameal está dando vueltas en las cabezas de la Liga Profesional de Fútbol, que no es otra que la estructura que reemplazará a la Superliga. A fin de cuentas, una exigencia del Gobierno peronista que pidió terminar con el “doble comando” que había en los tiempos de Mauricio Macri​.

La idea para la Primera División es armar un torneo “ad-hoc”, como definieron los dirigentes. Es decir, adecuado a la coyuntura. Habrá una zanahoria para su ganador: un pase a la Copa Libertadores, ni más ni menos. Paralelamente, se disputará la Copa Argentina​, que también tendrá un cupo para la máxima competencia continental.

Para el resto de las categorías se plantean torneos Reducidos que ya generan polémica, especialmente en la Primera Nacional. Situaciones que quedarán en una anécdota cuando la pelota vuelva a rodar como quieren todos.