“Muero por jugar en Boca”: la estrella del fútbol europeo que amenaza con revolucionar el mercado de pases

Lucas Torreira ya había hecho público su deseo de vestir algún día la camiseta de Boca y declaró su fanatismo. El actual futbolista del Atlético Madrid acaba de sufrir el fallecimiento de su madre por coronavirus y por eso se encuentra en su Uruguay natal para acompañar a su familia. Dejó clara su idea de desembarcar en el Xeneize en este momento.

“Siempre lo dije, me muero por jugar en Boca. Siempre lo voy a decir. Si no es ahora, en junio, será más adelante. Siempre tuve las ganas y el deseo de poder jugar”, expresó. Y reveló: “La noche que falleció mi mamá a las 4:15 de la mañana me llamaron y a uno de los primeros que se lo conté fue a mi representante y le dije que no quería jugar más en Europa, que quería venir para Boca”.

El futbolista que disputó el Mundial 2018 y la Copa América 2019 con la selección uruguaya aseguró que hace dos años no está pasando un buen momento: “Me dolió mucho que el Arsenal (equipo al que pertenece) me haya dejado ir después de lo que había hecho en el club y ahora en Atlético no estoy jugando como quiero y eso realmente me duele. Mi estado de ánimo depende mucho de cómo me va dentro de la cancha”.

¿Ya hubo charlas con el Consejo de Fútbol de Boca? “No. He hablado muchas veces con Román (Riquelme) y el día que quedó afuera con Santos (por la Libertadores 2020) le mandé mensaje para animarlo por la situación del club”, respondió.

El ámbito familiar es algo fundamental para el jugador de 25 años que se fue con 17 años a Italia y pasó por el Delfina Pescara y la Sampdoria antes de ser adquirido por el Arsenal inglés en 35 millones de dólares. Así lo reflejó: “Ayer mi papá se emocionó porque hablaban de mí y entre lágrimas me dijo que era el momento de venir”.

Más allá de su pasión visceral boquense, también aclaró: “Siempre me gustó Boca pero no conozco nada. Tengo 25 años, no conozco Argentina, no conozco la Bombonera. La única vez que lo vi a Boca fue en Madrid cuando perdimos la final, pero es algo que lo tengo acá adentro. Cuando te pasan este tipo de cosas, este golpe tan duro que me dio la vida, y uno escucha a mi papá que siempre me dice que la pelota no es todo, quiero darme ahora este lujo que ojalá se me pueda dar”.

POR QUÉ SE HIZO HINCHA DE BOCA

“Mi amor por Boca nace de chico. Mi familia es muy futbolera, mi papá es relator y tengo tres hermanos mayores que también juegan al fútbol. En casa siempre fútbol y acá se consume mucho la televisión argentina. Siempre miré a Boca desde chiquito, los campeonatos… Recuerdo la despedida de Palermo, estar tirado en la cama llorando con mi viejo, el último partido de Román, la vuelta de Tevez… Muchas cosas”, argumentó Torreira.

Y sobre su intimidad, ahondó: “Mi deseo de venir a Boca no pasa por la situación de mi mamá, aunque sé que esto puede ayudar un poco a que yo esté cerca de mi familia, algo que en Europa no pasa. El deseo de Boca siempre ha estado, quizás ahora se esté apresurando un poco, pero si no, mi intención era poder hacer un contrato más en Europa y venirme. No tenía la intención de venir a los 35 o 37 años”.