Boca juntó a todas sus categorías del fútbol en una jornada especial

El flamante e imponente predio que Boca construyó en Ezeiza fue el escenario de una jornada especial para el club. Por una iniciativa que tomó Nicolás Burdisso, el plantel de la Primera se entrenó en el complejo que está destinado a las Inferiores. Así, convivieron desde Tevez hasta el último de los chicos de las Juveniles.

¿Cuál es la idea? Desde que llegó al club como director deportivo, Burdisso habló de lograr una mayor identidad entre los chicos de las Inferiores. Incluso se propuso que en los dos años que firmó para estar a cargo del fútbol haya una mayor promoción de chicos de la cantera a la Primera.

El «efecto espejo» y la cercanía de los profesionales para intentar transmitirles a los chicos una idea de lo que significa llegar a la Primera de Boca es una de las intenciones que tiene la conducción de Burdisso y que también encontró respuesta en Oscar Regenhardt, el Coordinador de Inferiores.

Entre charlas con los juveniles (desde que se inauguró el Predio es algo que el club promovió con distintos históricos) y selfies, los chicos de las categorías menores pudieron ver de cerca el entrenamiento que planificó Gustavo Alfaro y que volvió a contar con Frank Fabra, Paolo Goltz y Cristian Pavón (todos recuperados de sus lesiones) a la par del resto del grupo.

Otra de las medidas que adoptó Burdisso es que la Reserva que dirige Rolando Schiavi volverá a jugar como preliminar de los partidos de la Primera, en La Bombonera. Así ocurrirá (salvo una inclemencia climática) el viernes 29 de marzo en el juego frente a Banfield. Y más: por pedido del director deportivo, el club desmanteló su cancha de césped sintético de Casa Amarilla y la reemplazará por una de césped natural. La intención es que los días en que la Primera se entrene ahí también lo hagan la Reserva y una categoría de Inferiores.