“Boca es el mejor equipo del mundo”

Sentado en un sillón, en el predio de Luis Guillón, Jesús Dátolo recuerda su paso por Boca, la Recopa que ganó a la semana de haber llegado, la Libertadores 2007 y el afecto de los hinchas que sigue invadiéndolo. Hoy es uno de los pilares futbolísticos de Banfield y el referente en un grupo de jóvenes.

-Varios tendrán su primera vez en la Bombonera, ¿asusta la cancha?

-Es normal la sensación que van a sentir los chicos, porque es una cancha diferente, con la mejor hinchada de Argentina. Pero tienen que estar preparados. Va a ser un partido difícil, complicado. Iremos con la intención de hacer un gran partido y traernos los tres puntos. Sólo les digo que lo disfruten al máximo, porque estas oportunidades no tocan todos los días.

-¿Seguís los partidos de Boca?

-Sí, obvio. Me siento a ver los partidos de Boca. En mi familia hay varios fanáticos y todos sabemos que Boca es el mejor equipo del mundo.

-¿Qué te marcó de tu paso por el club?

-Cuando pasé a Boca, a la semana me tocó jugar la final de la Recopa en San Pablo, que fuimos y ganamos. De entrada gané mi primer título, entonces me gustó. Ahí le empecé a agarrar el gusto a ganar títulos, eso es lo que te marca.

-¿Fue el mejor equipo que integraste?

Si, yo creo que fue el mejor. Ese grupo era vencedor, fue uno de los últimos Boca de la época que ganaba todo. Antes de salir a la cancha ya sabíamos que íbamos a ganar, independientemente de quien estuviera enfrente.

-¿Qué te dice el hincha en la calle?

-Siempre me decían que nunca me pudieron reemplazar y que dejé un legado muy importante. Me piden que vuelva. Esas son cosas lindas que con el tiempo te das cuenta que valió la pena hacer tanto esfuerzo. Que hasta el día de hoy me sigan valorando es una emoción grandísima. Disfruto mucho cuando reaccionan así.

-¿Tenés como objetivo volver?

-Me pongo como objetivo estar bien físicamente. Me entreno como si Scaloni me estuviera viendo, para darme una motivación extra. No pienso en mi edad, no me interesa. El objetivo es mejorar para que las cosas importantes vengan solas.

-¿Cómo ves a Boca para la Copa?

-A Boca lo veo bien, con la llegada de un entrenador que está conociendo lo que es el Mundo Boca. Por más trayectoria que tenga, es otro mundo. Es más, yo soy fan de Alfaro, hace un trabajo que me encanta. Me gusta lo que está haciendo en Boca, creo que a largo plazo le va a ir bien.

-¿Cómo lo ves a Alfaro?

-Tiene cosas parecidas al Boca de Julio (Falcioni). Sobre todo el esquema, cuando Alfaro pone 4-4-2 o un 4-4-1-1. Si mantiene el juego que lo caracteriza y si los jugadores entienden lo que él quiere le va a ir bien.

-Se habla mucho de la identidad, ¿Alfaro puede jugar “a lo Boca”?

-No pasa tanto por los esquemas el jugar a lo Boca. Porque, ¿qué es jugar a lo Boca? Significa que cuando no podés jugar bien hay que correr y meter. Que te tires de cabeza, que seas un Nández. Eso es jugar a lo Boca, que los 11 sean Nández.

-¿Le gritarías un gol?

-Con el cariño que me demostró y me demuestra el hincha, sería difícil gritarle un gol. Iría en contra de mis principios, pero por dentro sentiré la alegría de ayudar a mi equipo actual.

-¿Cómo es Hernán Crespo como técnico?

-Hernán tiene un poquito de Bielsa, la presión asfixiante y recupera la pelota arriba. Y también tiene un poco de Pochettino. Yo lo tuve en Espanyol y les veo similitudes…

-¿Cómo viviste la salida de Cvitanich?

-Y… Es Darío. Es uno de los ídolos del club. Se sintió su ausencia. Lo conozco y tenemos una amistad muy buena. Pero el fútbol tiene estas cosas. Él está bien, lo vemos en Racing peleando el campeonato, haciendo goles importantes y, como amigo, quiero que le vaya bien.

-Se habló del error de Arboleda y parte del periodismo habló sobre la posibilidad de que haya ido para atrás…

No, imposible. Esos errores son cosas que puden pasar, el puesto de arquero es muy puto. No tenes a nadie atrás que te salve. Hay que tener los huevos bien puestos para ser arquero. Son rachas, al Negro lo he visto salvarnos varios partidos. Por eso descarto cualquier cosa de esas.