El guiño del Inter para el pase de Guerrero a Boca

Paolo Guerrero lo quieren todos los candidatos y, de no pasar nada raro en los próximos días, se convertirá en refuerzo de Boca para el 2020, más allá de que el propio delantero del Inter de Brasil pisó el freno en una conferencia que dio este lunes en Porto Alegre. Sin embargo, el presidente del club parece tener claro cómo son las cosas cuando un jugador quiere irse…

«Cuando el jugador quiere irse, si quiere irse se va. No hay nada que la dirigencia pueda hacer cuando un jugador no quiere quedarse», dijo el presidente Marcelo Medeiros, en la primera pronunciación oficial sobre la situación del peruano.
Medeiros también dijo que el contrato que firmó Guerrero es de tres años (le quedan dos por delante) y que la cláusula de rescisión es de 4.500.000 de dólares. «No se trata sólo de pagar, él tiene que querer irse también», agregó.
Por último, Medeiros dijo que Guerrero es de cumplir los contratos y que se encuentra muy cómodo en Porto Alegre, aunque lo sorprendió que todos los candidatos presidenciales xeneizes lo tengan en los plantes: “Ahora, es curioso, ¿verdad? Se convirtió en un cabo electoral en un proceso de campaña para presidente en Boca Juniors, ¿verdad? Este tipo de especulación no está a nuestro alcance».