La fiesta privada de Ameal por el triunfo

Ya había habido celebración en las primeras horas del lunes en la Bombonera, cuando estaban los resultados de más de la mitad de las mesas y la victoria se encontraba encaminada. Pero faltaba una fiesta un poco más privada, sin las miradas rivales encima. Y eso se produjo el martes por la noche.

Jorge Amor Ameal y su gente reservaron un salón de Rodizio Costanera para más de 100 personas y ahí cenaron, cantaron y dedicaron el triunfo a unos cuantos adversarios… No estuvieron Mario Pergolini ni Juan Román Riquelme, dos con mucha exposición en la campaña que luego se guardaron.