¿Qué dijo Russo sobre cruzarse con River?

El morbo estuvo, está y va a seguir estando. La diferencia es únicamente la manera en que la afrontan los protagonistas. En los últimos años fueron muchísimas las veces que Boca y River se cruzaron en instancias finales, y desde entonces pareciera ser deporte nacional observar en el fixture de turno o hacer cuentas para saber cuándo se volverán a ver las caras. Al menos en el Xeneize a los últimos dos entrenadores se les había preguntado qué iba a pasar cuando se cruzaran con River o si pensaban en River o si ya sabían qué pasaba sí el rival era River… Y por supuesto, Miguel Ángel Russo no fue la excepción.

«Para nosotros es partido a partido, como lo fue en el campeonato. Después las cosas dirán con quién nos enfrentamos… La realidad es que tampoco vivimos pensando en eso, pensando contra quién vamos a jugar, pensamos en el día a día que es más importante». La respuesta de Russo fue protocolarmente correcta, como suele suceder con el técnico de 63 años, nunca patina, rara vez sale del libreto. Pero el concepto, por lo menos, quedó clarísimo… ¿Cuándo se pueden cruzar? Chances, sobran: Libertadores, Copa Superliga y hasta Copa Argentina.

No es que Miguel le restó importancia a River ni mucho menos. Bien sabe el DT que es imposible desligar a un equipo de otro y más cuando en las últimas competencias siempre llegaron a instancias finales y se terminaron cruzando. Si de hecho, el mejor ejemplo que tiene Russo es la Superliga que acaba de ganarle, justamente, al Millonario. «Tuvimos suerte, pero también la buscamos. A este grupo lo valoro mucho porque la necesidad era algo que debíamos saber manejar y lo hicimos bien. Para ganar tenés que tener necesidad y saber manejarla. Intentando jugar siempre y de la mejor manera posible. Felicito al grupo, no es fácil jugar bajo presión», analizó.

Sin embargo, como bien avisaron MAR y los jugadores, el tiempo para celebrar es poco. Incluso, Boca no sólo ya volvió a jugar por la Libertadores (3-0 a Independiente Medellín), sino que además este sábado visitará a Godoy Cruz en Mendoza, donde según Miguel «se hace muy fuerte pese a que ha cambiado muchos jugadores».Pensar en rotación para ese partido es algo que al entrenador lo seduce bastante. «Estamos en esa etapa, jugamos doble competencia, venimos de poner la misma gente en dos partidos. Ahora tenemos sábado y martes de nuevo…», dijo. Y agregó: «A los que no juegan hay que hablarles claros y decirles las cualidades que tienen para jugar. Es normal, hay diálogo, prestándoles mucha atención del que no juega para fortalecerlo cada vez más, pero eso es permanente».