Canceló Boca

Después de la goleada de Boca​ a Godoy Cruz en Mendoza, el partido sin público correspondiente a la primera fecha de la Copa Superliga,Miguel Ángel Russo convocó al plantel para el martes a las 16 en el Centro de Entrenamiento de Ezeiza. Dos días libres y luego, vuelta al trabajo. Pero este mediodía, luego del anuncio de la suspensión del fútbol, la convocatoria fue dada de baja y el complejo xeneize quedó desolado.

Russo y varios integrantes del cuerpo técnico fueron los únicos en pasar por Ezeiza unas horas antes de la prevista para el inicio de la práctica, pero terminaron yéndose rumbo a sus casas.

La intención del encuentro era tener una charla instructiva con los jugadores antes de la suspensión que implicaría entrenarse de forma individual, aunque finalmente el preparador físico Damián Lanatta les envío a sus muchachos el plan de trabajo por WhatsApp.«Vamos a tener que entrenar al equipo sin entrenar. Nunca nos pasó algo igual», contaron desde el cuerpo técnico.

​En el complejo, este martes se vieron no más de cinco autos estacionados y el personal mínimo indispensable, por el cierre total del club y la suspensión de los entrenamientos de todas las divisiones y deportes. «Del consejo de fútbol y de juveniles no vino nadie».