El secreto de Russo para potenciar a los colombianos

Fue muy querido en Colombia. Para Miguel Angel Russo esa experiencia Millonarios fue como un renacer en todo sentido, por las dos vueltas olímpicas y por la enfermedad que le tocó superar. Esos tres años ahí le permitieron conocer cómo vive y cómo piensa el futbolista colombiano. Entenderlos, aceptarlos, sacarles lo mejor de sí. Y en Boca lo demostró: Frank Fabra, Jorman CampuzanoSebastián Villa alcanzaron un gran nivel en estos primeros meses del 2020.

«No lo voy a negar, haber estado en Colombia y conocer me ha ayudado a mí y a ellos los ha favorecido. Entender su idiosincracia… Se han sentido identificados con eso y los ha ayudado a crecer», dijo el entrenador xeneize.

Russo estuvo en Millonario desde comienzos del 2016 hasta noviembre del 2018, donde venció en semifinales a un grande como América de Cali y remató el torneo ganándole el clásico bogotano a Independiente de Santa Fe con un global de 3-2. Esto significó el título número 15 para Los Azules y para Russo fue un paso fundamental para ganarse el respeto y cariño de los hinchas.

Más adelante, en medio de la enfermedad, obtuvo la Superliga 2018 (la disputaron por ser campeones del torneo 2017), donde vencieron a Atlético Nacional, otro de sus máximos rivales con un global de 2-1.

«El nivel tiene que ver con todo. Primero con la forma, los buenos jugadores que tengo y la aceptación enseguida a la idea. Venían muy golpeados», explicó.

Durante el 2019 con Gustavo Alfaro​, Fabra estaba relegado por Emmanuel Mas, Villa nunca pudo ganar un puesto de titular y Campuzano se encargó él mismo de decir hace un tiempo que el DT anterior le había fallado. Hoy, los tres son piezas fundamentales del Boca de Russo.

«Si hablamos de Fabra, no tenía que el nivel que debía que tener. A Campuzano y Villa los conocía de Colombia y sabía lo que me podían dar. Y después hay un tiempo de aclimatación al fútbol argentino, que no es fácil. Ellos van conociendo y entendiendo. Creo que han pegado un cambio muy grande y muy bueno, es beneficioso para ellos», agregó.

El desafío que encuentra Russo es que sus jugadores mantengan el nivel. Por ahora pasaron diez partidos, con ocho victorias y dos empates. Ahora llegó el parate por el brote del coronavirus y habrá que ver cuándo se reanuda los campeonatos. Aunque tiene mucha fe en que van a seguir en alza y convertirse en piezas importantes de su seleccionado.

«Ellos están en muy buen nivel, nivel de seleccion, sin ninguna duda. Juegan en uno de los equipos más importantes del mundo y realmente eso los favorece, porque cualquier situación en alto nivel la van a saber resolver. Están preparados. Lo que viene es mejor para ellos todavía. Están muy seguros y muy serenos, sin perder la risa, la gracia y hasta el baile del colombiano».