Boca piensa en Villa para los octavos de la Copa

Una noticia fue de la mano de la otra. Y no de casualidad. Sebastián Villa pasó de no jugar ni siquiera los amistosos de práctica, a participar en los últimos dos, en el que incluso marcó un gol (ante Estudiantes de Río Cuarto). En el medio, su ex pareja dejó un mensaje en sus redes sociales sugiriendo que le permitieran al colombiano poder trabajar/volver a las canchas. Y hasta Fernando Burlando, el abogado de Daniela Cortés, quien fue durísimo con el delantero durante todo el proceso judicial, lo hizo público: aseguró que ni él ni su defendida se oponen a que se ponga otra vez la camiseta de Boca…

Así, ese aroma a permiso/habilitación tomó fuerza en el predio de Boca y, según le contaron, el atacante de 24 años será tenido en cuenta muy pronto en un partido por los puntos. ¿Cuándo? Es por ahora la gran pregunta, aunque hay una punta. ¿Por qué? Es lo que más claro está.

La realidad es que Villa hoy tiene una sanción deportiva que no fue comunicada oficialmente, pero que lo dejó afuera de los tres primeros partidos de Copa post pandemia (DIM y los dos ante Libertad). Y todo indica que eso se repetirá el jueves, vs. Caracastampoco sería citado para ese encuentro. Sin embargo, en Boca saben que lo necesitan. Y el análisis que se hizo en el predio de Ezeiza en este tiempo sin el colombiano tuvo una conclusión futbolística: para pelear por el sueño de la Séptima, para competirle a los mejores en las fases finales, su presencia es clave.

A ver: tan cierto es que Boca sacó siete de los nueves puntos en disputa en la vuelta copera y hasta se clasificó primero en el grupo sin él, como que, en lo que al funcionamiento se refiere, Miguel Angel Russo no le pudo encontrar un sustituto. Ni adentro ni afuera.

En efecto, Boca logró resultados pero no fue el mismo. El sistema que llevó al Xeneize a ganar la Superliga se resiente sin Villa por la banda. Se distorsiona. Russo probó con Gonzalo Maroni pero el cordobés no tiene las características del colombiano y, para hacer esa función, debe hacer un esfuerzo antinatural. Agustín Obando es el que más se le parece al cafetero, pero le falta peso en ataque para quedarse con ese lugar. Y la variante Edwin Cardona obliga a que Miguel deba modificar el esquema, cuando justo la idea es sostenerlo. Así, Focus es irremplazable. Nadie tiene su velocidad, su potencia y su desequilibrio. Y sin él, el juego se recuesta demasiado por Salvio y pierde sorpresa.

El último tiro que hizo Boca para mantener su decisión de prescindir del delantero hasta tanto se defina su causa judicial se llamó Damián Batallini. El extremo de Argentinos era una solución externa al conflicto, pero el Xeneize no aceleró a tiempo más allá de la voluntad del jugador de ponerse la azul y oro y finalmente el Bicho lo transfirió al San Luis de México. Ahí fue, entonces, que el plan Villa volvió a recuperar forma. Al mismo tiempo que el Consejo de Juan Román Riquelme dejaba pasar otra oferta del Mineiro por el colombiano, el punta empezó a sumar minutos en los amistosos y tanto Burlando como Cortés aflojaban el clima de tensión de todos estos meses.