¿Por qué en Brasil le tienen miedo a Boca?

Cuando Internacional de Porto Alegre salió en el sorteo como rival de Boca, muchos hinchas se lamentaron porque era uno de los equipos que querían evitar en el cruce, con temerosos comentarios en las redes sociales, algunos memes y muchas discusiones entre quienes pensaban de manera negativa y quienes pedían confiar en los suyos. Pero este miedo no salió de la nada: Brasil siempre fue una tierra auspiciosa para el Xeneize. Muy auspiciosa. Tanto que de los 19 mano a mano que disputó, ganó 16. Mucho pero mucho más que cualquier otro club del continente.

En cuanto a partidos entre conjuntos de Argentina y Brasil, son los brasileños los que tienen superioridad ya que de los 250 duelos disputados se quedaron con 100, empataron 56 y cayeron en 94. Pero en los mata mata, que suele ser lo que más importa, son los equipos argentinos los que sacan diferencia, con 34 series ganadas y 27 perdidas. Y de esas 34, 16 son de Boca. ¡Casi la mitad!

La paternidad de Boca en Brasil es increíble cuando se la compara con los demás equipos argentinos, entre los que River es el segundo que más ganó las series con apenas cinco victorias y luego vienen San Lorenzo y Estudiantes con tres.

Desmenuzando un poco los números, el Xeneize disputó 39 encuentros: 19 en Brasil, 19 en Argentina y uno en Montevideo por el desempate de la final de 1977. Y el saldo son 18 partidos ganados, 14 empatados, siete derrotas, 16 veces salió vencedor y únicamente tres veces como perdedor (final 1963 vs Santos, semifinal 2008 vs Fluminense y final 2012 vs Corinthians). Además, de las cuatro veces que tuvieron que ir a penales, en todas salió vencedor.
Esta será la primera vez que Boca e Inter choquen por Copa Libertadores, donde las víctimas preferidas son el Palmeiras (2000, 2001 y 2018) y Cruzeiro (1977, 2008 y 2018), a quienes enfrentó tres veces y en todas los superó. Con la misma cantidad está Corinthians, pero tiene un doloroso duelo perdido en la final del 2012. También se enfrentó en un par de ocasiones al Santos y Fluminense y una vez al Flamengo, Vasco da Gama, Paysandú, Sao Caetano y Gremio.
Y si hay alguien que tiene un buen recuerdo de un cruce con un equipo brasileño y, específicamente, de Porto Alegre es Miguel Angel Russo. Claro, cuando enfrentó al Gremio en 2007, no sólo salió campeón, sino que rompió el récord de la final con el resultado más abultado de la competición: fue un global de 5-0 (3-0 en la ida y 2-0 en la vuelta).
«Estamos conformes con el sorteo», fue el primer comentario optimista que salió desde Boca. «Los que se tienen que preocupar son los que juegan con nosotros», avisaron. Y no es para menos. Boca, el cuco de Brasil…