Tevez reveló que Russo tuvo el mismo plan que Bianchi ante River en las semis de la Libertadores 2004

Carlos Tevez recibe en tres cuartos de cancha. El reloj marca 40 del segundo tiempo y a Boca se le agotan las chances para al menos empatarle el Superclásico a River en la Bombonera. El capitán xeneize soporta la marca pegajosa del paraguayo Robert Rojas y arranca como cuando tenía la fuerza de sus 20 años. Se lo saca de encima y se despega lo suficiente para hallar una hendija y así profundizar para Sebastián Villa, que la toca con sutileza y anota el 2-2 ante la salida de Armani. El Apache se iluminó. Russo pergeñó un plan al estilo Bianchi: hacerlo entrar en el lapso final del cotejo para que lo defina.

“Tengo la posibilidad de hablar con Russo y decirle lo que siento, pero a la vez no siendo cabeza dura y sabiendo que tácticamente, como lo plantearon, estaba bien. Si Bianchi con 20 años me dejó en el banco en la semi con River en cancha de Boca por el mismo motivo. Carlos me dijo que entraba los últimos 30 minutos para hacer la diferencia…”. La referencia de Tevez ante los micrófonos fue para el partido de ida por las semifinales de la Libertadores 2004 en la que arrancó el duelo contra el Millonario sentado en el banco de suplentes e ingresó en el complemento por Miguel Caneo.

Carlitos confesó que le pidió estar presente como titular anoche a su DT pero que respetó su decisión. “Este partido para mí era igual (al de la semi de 2004), pasa que cambió la expulsión (de Campuzano) nada más. Yo sentía que entraba y lo ganábamos”, analizó luego del empate agónico en la Bombonera. Sobre el estado de ánimo del colombiano, opinó: “Hay que levantarlo, la gente misma y Miguel también. Yo también como capitán, porque el miércoles ya tenemos otra final (ida de las semis de la Libertadores contra el Santos) y no necesitamos a ninguno con la cabeza gacha”.

Del 2-2 contra los de Gallardo, analizó: “Hasta la expulsión de Campu fue un partido que nosotros teníamos controlado; después fue totalmente de River y por último lo pudimos empatar. Fue cambiante el segundo tiempo, en el primero Boca trabajó muy bien el partido y tuvo casi siempre la posibilidad de ganar. Después obvio que con uno menos se hizo muy difícil”.

El Xeneize está cerca de conseguir la clasificación a la final de la Copa Diego Maradona, de la Libertadores y, por consiguiente, del Mundial de Clubes. Frente a esas chances, Tevez dijo: “Hablamos de ir partido tras partido porque son diferentes. Pero cuando estamos concentrados y en un nivel físico que sabemos que corremos, metemos y todos somos solidarios es muy difícil ganarle a Boca. Entonces no se puede bajar esa intensidad y mentalidad, creo que estamos en un momento justo para hacer historia. ¿Qué hago si ganamos todo? Por ahí me quedo sentado con Miguel así me aplauden y listo”.

Físicamente luce intacto y en eso a la vez hizo hincapié, con un mensaje para los hinchas boquenses: “Hay Tevez para rato, en ningún momento pienso en dejar. Me siento muy bien, me siento muy cómodo gracias al cuerpo técnico que me apoya en todo momento. También el tema de mi viejo (arrastra una enfermedad) hace que tenga las libertadores de moverme y estar tranquilo dentro de un plantel donde los muchachos me hacen sentir muy cómodo y me quieren muchísimo. Hacen todo mucho más fácil, hacen que esté feliz y en el trabajo para mí eso vale muchísimo”.