Una gloria de Boca apuntó a la relación entre Tevez y Riquelme en medio de la tensión en el club: “Si no le gusta tendrá que irse”

El mundo Boca vive momentos de máxima tensión entre el plantel que tiene como capitán a Carlos Tevez y el Consejo de Fútbol compuesto por tres glorias del club a cargo de Juan Román Riquelme, uno de los vicepresidentes de la institución.

Frente a este escenario de diferencias marcadas entre ambas partes, una gloria del Xeneize dio su mirada de lo que sucede puertas adentro entre los jugadores y los encargados de manejar el fútbol en Boca. Oscar Córdoba, el arquero del recordado equipo de Carlos Bianchi que ganó dos Copas Libertadores consecutivas y superó al Real Madrid en la final Intercontinental, fue tajante en su opinión.

“Boca es mucho más que el Consejo y los jugadores”, dijo el ex portero colombiano.

Al ser consultado sobre los apuntados como las caras visibles del enfrentamiento, el hombre que desembarcó en el Xeneize en 1996 proveniente del América de Cali no tuvo dudas en dar su visión sobre lo que debería ocurrir con el futuro del primer equipo. “El vicepresidente es Riquelme. El presidente de lo que es el fútbol es Riquelme. Él tiene que pensar lo que es mejor para Boca y si lo mejor para Boca que se quede Tevez, pues que se quede bajo unos lineamientos. Y si no le gusta, tendrá que irse. Es así de sencillo”, dijo Córdoba.

“Boca está por encima de todos. Está por encima de Riquelme, por encima de Tevez, por encima de Russo, por encima de Ameal y de Angelici”, agregó el ex futbolista de 51 años.

Además de marcar su descontento por cómo jugó el equipo de Russo el partido de vuelta por las semifinales de la Libertadores ante Santos en Brasil, Córdoba se tomó su tiempo para diferenciar el hambre de gloria que tenían los jugadores en su época dorada y la actitud que muestran en la actualidad con su propia experiencia cuando llegó al Xeneize.

“Cuando llegué a Boca, me fue a recoger un remisero. Un remisero a las cuatro de la mañana. Llego con dos maletas y mis sueños. No podía decir nada que iba a llegar a Boca. Y el remisero me dice: ‘Che, boludo, vos sos Córdoba? Trae las valijas y súbase al carro’. Yo voy a ser el arquero de Boca y ni siquiera me montaron las valijas al auto. Hoy, cuando firman, les hacen recibimiento. Se llena la tribuna, y los aplausos y todo. Y besan la camiseta y dicen ‘me voy a matar por Boca’. Y al momento, ‘Me quiero ir de Boca’. Nosotros tuvimos que ganar algo para decirle a Mauricio (Macri) que me iba. Yo tuve una oferta del Tottenham y no me dejó porque era muy bajita. Salí para jugar con el Perugia. Siento que están utilizando a Boca como una plataforma para irse”, explicó Oscar.

Más allá de que todos los cañones apuntan a que el conflicto es entre varios jugadores del plantel y los responsables del fútbol del club, Córdoba analizó el rol que debería cumplir Russo para él. “Primero lo que haría sería reunirme con el Consejo y les diría qué es lo quieren. Porque el Consejo sabe claramente el estilo que tengo para manejar el grupo y plantear los partidos. Entonces, si me vinieron a buscar es porque confían en mí. ¿Estamos de acuerdo en cómo lo estoy manejando? No, bueno listo, firmemos un acuerdo y me voy. Y si están bien, él se tiene que encargar de alinear las situaciones dentro del grupo”, expresó el ex arquero.

Y sumó: “Aquí, el más importante es Russo. Luego sigue el Consejo y Riquelme que es la cabeza de la parte futbolística de Boca. Y luego Ameal, que es el presidente del club”