La Coupé Taunus que se robó todas las miradas en el entrenamiento de Boca por su llamativo diseño

La tranquilidad de la mañana de Ezeiza se vio interrumpida por el ruido del motor de un particular coupé Taunus que se estacionó en la puerta del predio en el que se entrenan los futbolistas de Boca. Las prácticas son a puertas cerradas pero a menudo los fanáticos xeneizes se instalan en el sector de ingreso a la espera del encuentro de alguno de los protagonistas, principalmente jugadores del plantel pero, en la mayoría de los casos, de Juan Román Riquelme, hoy dirigente.

Un simpatizante azul y oro llamó la atención por el ploteo de su coche, una suerte de “bosteromóvil”. Muy bien conservado en el interior, el vehículo con fondo amarillo luce las imágenes de grandes glorias de la institución, así como también muchas de las copas ganadas y hasta imágenes de la hinchada.

“Tengo la camiseta de Román, tengo la firma de Román, tengo el abrazo de Román, tengo el beso de Román. Hoy, más feliz que nunca. Ídolo total, no solamente mío sino de toda la hinchada de Boca. Ya tengo el sueño cumplido”, declaró el abuelo de Valentín.

Riquelme y Maradona están en el capó, muchas de las caras del actual plantel están en el parabrisas junto al nombre Valentín, Carlos Tevez figura en el costado derecho y Martín Palermo en el izquierdo, mientras que en el techo aparecen otros ídolos históricos. El escudo se replica y hasta las tazas de los neumáticos llevan los colores azul y amarillo.

Mientras puertas adentro Miguel Ángel Russo definía al equipo con el que Boca recibirá a Talleres de Córdoba, este domingo en la Bombonera (desde las 21) por la sexta jornada de la Copa de la Liga, afuera del predio fueron varios los hinchas que se reunieron para esperar por el saludo y/o la foto de uno de sus ídolos. La coupé Taunus bostera imantó todas las miradas y un hincha se dio el gran gusto de su vida.